Cambio de rutinas

 

Winter is coming lo que significa que habrá que cambiar las rutinas y buscar nuevas actividades.

Hasta ahora lo primero que hacíamos LittleOne y yo por la mañana era dar un paseo en carrito. Él se dormía tan a gusto y yo me compraba un café y me aireaba un poco. Hoy ha amanecido un día gris, húmedo y a diez grados y francamente no invita a salir a pasear. Y esto es solo el comienzo, es decir, para los estándares de Toronto, hoy no hace frio.

Por suerte o por desgracia vivo en un barrio muy urbano y populoso con un montón de servicios a mano. Tengo dos centros comunitarios y una biblioteca como servicios públicos y algún que otro centro privado para niños. En todos estos sitios existen actividades para hacer con ellos.

Las actividades gratuitas simplemente consisten en habilitar un espacio donde sin necesidad de registrarse (Drop-In) puedes ir para que el niño juegue y tú te relaciones con otras mamas y algún que otro papa. Es una buena forma de salir de casa en invierno. A veces ofrecen canciones y rimas durante un rato y después juego libre.

Y luego hay “clases”. De música, por ejemplo, a partir de 4 meses, pero los bebes a penas se enteran de nada a esa edad o les puede pillar con sueño o hambre y no disfrutarlo, no creo que merezca la pena. Más adelante sí que puede que le busque alguna actividad más dirigida ya que se va a pasar todo el año en casa.

Otra alternativa son las piscinas de invierno. Ir a darse un baño es gratis y a partir de seis meses hay clases de matronatacion. Aquí he tenido mala suerte porque la de al lado de mi casa acaba de cerrar por reformas pero bueno, tengo una piscinita pequeña en mi edificio que para LittleOne de momento es más que suficiente. Tengo que buscar información sobre juegos en el agua para bebes.

Así que ahora se acabaron los ratos de parque y césped y toca buscar actividades Indoor. La idea no es encerrarnos en interiores todo el invierno, días de sol, bien abrigados se puede (y se debe) salir a pasear pero imagino que cada vez querrá menos paseos pasivos para él y más actividad propia y juego.

A ver qué tal se nos da este primer invierno.

Anuncios
Publicado en Crianza, Vida diaria | Etiquetado , | Deja un comentario

Bottle Weaning o Destete del Biberón

Desde que la cague  fracasé con la Lactancia Natural siempre he intentado dar el biberón y el chupete a #LittleOne de la forma más respetuosa posible. Ya he contado en anteriores post como.

El caso es que ahora que tiene seis meses y aunque aún queda mucho me planteo la mejor forma de dejar de darle biberones de….desbiberonizar? de forma respetuosa.

Y nuevamente toda la información que encuentro online no sirve para nada porque una vez mas no se tienen en cuenta las necesidades emocionales del bebe que se alimenta con biberones. Mucho se habla del destete respetuoso, del no ofrecer no negar, de destetar cuando mamá y/o bebe estén listos para ello o así lo deseen.

De retirar el biberón que se habla?, que hay que retirarlo porque da caries o puede producir sobre alimentación o cosas asi.

Pero todos esos artículos se olvidan de una cosa. Para un bebe, tomar su biberón supone mucho más que alimento, al igual que la teta es mucho más que alimento.

Cuando un bebe ha sido alimentado con biberón de forma respetuosa ha sido sostenido en brazos por su mama, y casi exclusivamente su mama (o quien sea el principal cuidador), bien cerquita, pegadito al pecho, en silencio, mirándose a los ojos, a demanda, adaptando el ritmo lo más posible a los deseos del bebe, succionando. Se convierte, en sustitución del pecho, en un momento intimo entre ambos, donde el bebe no solo se alimenta si no que además se calma y se relaja. Hasta tal punto en mi caso, que #LittleOne, desde que es consciente, no admite fácilmente que nadie le dé el biberón. Solo su mama. Y yo reconozco que es de las cosas que no me gusta delegar, me gusta darselo yo.

Y de golpe debo pribar de eso a mí bebe porque le saldrán caries…..bueno puestos a elegir prefiero caries que disgustos, berrinches, inseguridades, etc.

No pretendo darle el biberón hasta la eternidad pero si sé que lo retirare de la forma más respetuosa para con el posible.

Aun no sé cómo será, no me lo planteo, como empezaba diciendo queda mucho para eso. Le quedan seis meses aproximadamente de tomar leche de formula y mientras necesite leche de formula no me planteo desbiberonizar…Por tanto será a partir del año cuando, valorando sus necesidades, habrá que pensar qué camino tomar.

Publicado en Crianza, Lactancia, Nutrición | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Tiempo de calidad

Es un gran concepto este de tiempo de calidad que como tantos otros en esto de la maternidad/paternidad para lo único que sirve es para lavar conciencias.

Se dice que no es importante cuanto tiempo pasemos con nuestros hijos como la calidad de ese tiempo. Y yo la verdad creo que no es cierto.

Además qué es calidad en esto de pasar tiempo con alguien? Es que no termino de pillarlo. Yo creo que de nuevo es un concepto que se usa con los niños o bebes pero que no nos atreveríamos a usar con otra persona, por ejemplo, nuestra pareja.

No me imagino una relación que pudiera funcionar si nuestra pareja decide siempre estar en cualquier otra parte, haciendo cualquier otra cosa, pero nos ofreciera unos “momentos de calidad” al día o a la semana. “Cari, no te hago ni puto caso en toda la semana que estoy muy ocupado y a mis cosas pero el sábado te llevo a un spa durante dos horas”. Bueno, habrá a quien le funcione, a mí no.

Yo creo que hay que estar siempre, lo mas que se pueda. No puede haber calidad sin un mínimo de cantidad.

Es verdad que no siempre es posible, es verdad que hay padres y madres que sufren y mucho por no poder estar con sus hijos, tanto como quisieran, pero también es verdad que los hay que escaquean la cantidad, pero luego se escudan o se autoengañan con eso del tiempo de calidad.

Está claro que la cantidad también debe ir acompañada de calidad. Es decir, tampoco me sirve que te sientes a jugar con tu bebé con el móvil al lado comprobando cada actualización que te llega de Twitter. Todos percibimos cuando la persona a la que tenemos delante en realidad no nos está haciendo ni caso, los niños también.

Y luego hay otra forma de estar. Y es interesarse de verdad por sus cosas. Por lo que pasa en el colegio, por quienes son sus maestros o amigos, por qué proyecto del cole tienen que hacer, o que disfraz para carnaval, cuando hay reunión de padres, consulta con el pediatra…..Los niños saben y notan cuando sabemos de su vida de verdad o solo estamos allí como una figura de paso. Es la diferencia entre los amigos de verdad o los conocidos que solo sirven para salir y pasarlo bien pero con los que sabemos no podemos contar cuando de verdad nos preocupa algo.

Espero poder ofrecerle siempre a mi LittleOne todo el tiempo que ambos necesitemos. Que el tiempo que él necesite conmigo y el que yo pueda darle vayan siempre de la mano. Pero si no es así, no creo que pueda escudarme en eso del tiempo de calidad porque sencillamente no entiendo el concepto.

Publicado en Crianza, Vida diaria | Etiquetado , , | 5 comentarios

Pediatra

Hoy ha tocado la revisión de los seis meses. Todo bien con mi LittleOne, a pesar de que esta flaco y se le notan las costillas, todo en orden. Resulta que no todos los bebes son rollizos ni tienen que serlo. Y eso dándole formula a demanda que según algunos es terrible porque hace bebes obesos y sobre alimentados….

En fin.

Lo que quería contar es como encontramos a nuestra pediatra.

Aquí la sanidad es pública y gratuita (salvo medicamentos), pero en atención primaria funciona algo diferente que en España. No hay centros de salud públicos como tal en cada barrio donde a uno le asignan un médico u otro. Es un poco locura.

Tanto en medicina familiar como pediatría general te tienes tú que buscar tu médico. Puede ser cualquiera que tú quieres, siempre y cuando tenga hueco y acepte nuevos pacientes. Dicho así parece bonito pero es que hay escasez y la mayoría no aceptan nuevos pacientes. Igual te toca irte lejos o coger alguno que quizá no es el que te gustaría.

No es obligatorio tener medico asignado. Puedes ir a las Walk-In clinics donde atienden a todo el mundo aunque no sean pacientes pero claro el trato es menos personal, no tienen tu historia, y te puede tocar un médico diferente cada vez.

Otra peculiaridad es que los médicos de familia atienden niños y bebes, además de los pediatras. Mucha gente contenta con su médico de familia no busca pediatra y lleva a las revisiones del bebe al médico de familia.

Y eso es lo que pensaba hacer yo pero no pudo ser y ahora me alegro aunque fué muy estresante.

Como LittleOne perdió mucho peso al nacer, teníamos que llevarlo al pediatra o medico tres días después de haber dejado el hospital para seguimiento del peso. Llame a mi médico de familia y me dijo que no estaba disponible hasta dentro de una semana. Entre en pánico. Tenía que encontrar un pediatra aceptando nuevos pacientes cerca de mi barrio y que me diera cita en dos días.

Pues lo encontré.

De casualidad, en la consulta de la ginecóloga durante las revisiones del embarazado, habíamos hecho una foto a una información de una clínica pediátrica que se anunciaba como aceptando nuevos pacientes. Llame y era cierto y por suerte me hicieron hueco y así es como la Dr. Gelman entró en nuestras vidas.

Yo estoy contenta con ella en general. Básicamente porque se ocupa de la medicina y no se preocupa por mucho más. No se mete demasiado en métodos de crianza. Teta, biberón, purés, BLW, carrito, porteo, alimentar al bebe por la noche o no, colecho o habitación propia….todo le parece bien mientras el bebe este sano, crezca y este feliz (junto con la mama, te hacen un test en la consulta del pediatra para detectar depresion post-parto).

Las cuestiones médicas las explica en detalle, despacio, cosa que siendo en ingles se agradece, y entiende y comprende todas las dudas de madre primeriza que he podido tener y todas las veces que he corrido a la consulta porque LittleOne había tosido dos veces seguidas.

Eso también funciona bien. Si un día, te parece que el niño no está bien, llamas y ten dan cita para ese mismo día. En este caso puede no tocarte tu Dra. sino otra del equipo, pero las que he visto hasta ahora muy bien todas.

Las enfermeras que pesan a los bebes y los vacunan majísimas. Son mayores pero la verdad el trato es muy bueno y se las nota la experiencia.

Por otro lado, las revisiones del primer año son al mes, 2 , 4, y 6 meses con vacunas, 9 meses sin vacunas y al año con vacunas otra vez. Supongo que muy similar a España.

Y ahora espero no tener que volver hasta dentro de 3 meses, a la siguiente revisión. Eso significara que LittleOne sigue sanote como hasta ahora.

Publicado en En el Medico, Sin categoría, Vida diaria | Etiquetado , , | Deja un comentario

Pesadilla en la guardería

Hoy debería haber sido mi tercer día de trabajo y sin embargo aquí sigo como madre a tiempo completo. El día que debía incorporarme fui a la oficina con el pequeño #LittleOne en la mochila a solicitar una excedencia. Por suerte, cuando les conté lo que había pasado y por qué necesitaba la excedencia en el último momento se mostraron muy compresivos

La verdad que desde el primer momento algo me chirriaba. Sentía que aquel no era el sitio adecuado para mi chiquitín pero me intentaba convencer a mí misma de que solo eran miedos de madre primeriza y pena por separarme de él tantas horas.

Supongo que se han juntado muchas cosas. Tanto niños como profesoras de la clase de los Infants son nuevos, además de la coordinadora del centro. Pero la verdad que esto no es excusa, he visto cosas que se podían arreglar y mejorar con un poco de sentido común.

Después está el trato que daban a los niños. Ante un niño llorando desconsolado en la trona a la hora de comer, los comentarios de las profesoras eran: “Ignorarle, no le miréis que así deja de llorar”. Que sí, que efectivamente el niño al cabo de 7 días de recibir ese trato dejó de llorar, me pregunto si se hubieran preocupado de consolarle si hubiera llorado solo dos días. A mí la verdad me daba pena y me dedicaba a sonreírle y hacerle carantoñas a escondidas y creo que el pobre me acabo cogiendo cariño.

El lunes pasó algo que afectó directamente a mi hijo y fue la gota que colmó el vaso porque me pareció muy grave. A las once de la mañana reuní fuerzas y me dispuse a dejarle solito. Di instrucciones de que yo pensaba que sobre las doce tendría hambre y que le ofrecieran un biberón. “Le ponemos a dormir?” – me dijeron. Y yo conteste que sí, que suponía que para entonces tendría sueño también PERO que le dieran el biberón antes.

A las doce y media volví para ver cómo estaba la cosa y si había comido bien ya que estaba costando que aceptara el biberón dado por extraños y lo que me encontré me hundió el alma a los pies.

Al entrar en la clase ya distinguí que mi chiquitín estaba llorando en la sala de las cunas. Entré directamente y le vi tumbado boca abajo, llorando amargamente, incluso hipando. Allí dentro había más niños llorando en sus cunas y solo una cuidadora que se dedicaba a menear las cunas de vez en cuando. Con una pena inmensa cogí a mi hijo en brazos pensando lo que le esperaba los siguientes días cuando yo no estuviera allí para acudir al rescate. Con el niño aun hipando pero más calmado me dirigí a comprobar cuanto había comido y me encontré con sus dos biberones limpios. NO LE HABIAN DADO DE COMER. El pobre lloraba no solo de desamparo y miedo sino también de hambre.

Total que inmediatamente le prepare un biberón que se zampó sin pestañear, me lo puse en la mochila y me largue de allí sin hablar con nadie. Sencillamente no podía pedir explicaciones porque nada de lo que me dijeran me valdría. No solo no habían seguido mis instrucciones sino que habían demostrado ser incapaces de cuidarlo debidamente.

La jefa un día después me dijo que a ella le dijeron que justo cuando llegue es cuando iban a darle de comer….JA! Sencillamente creo que se les olvidó.

No me ha quedado cuerpo para buscar otra guardería. Me ofrecieron plaza en otro de sus centros pero ni me moleste en ir a verlo.

He empezado a buscar una cuidadora para casa, una Nanny. Aquí tener una cuidadora sale carísimo, más que la guardería. Y siempre está el miedo de a quien metes. Pero con la excedencia ya pedida tengo tiempo para buscar a la persona adecuada, aunque tenga que entrevistar a todas las nannies de Toronto.

Mi idea es mínimo que este en casa otro año más y si pueden ser dos mejor. Y así con 2.5 años ya llevarlo quizá a la guardería. Es una edad bien diferente. Seguro que llorara pero tendrá cierta capacidad para entender lo que está pasando. Además a esa edad, o un poquito mas tarde ya con 3 añitos, sí empiezan a sentir interés por otros niños y empieza cierta socialización con sus iguales.

Veremos que pasará, porque es difícil hacer planes a tan largo plazo. De momento entrevistando gente y echando cuentas y, sobre todo, disfrutando de este extra time con mi pequeño #LittleOne.

 

Publicado en Crianza, Guarderia | Etiquetado , , | 2 comentarios

Vuelta al trabajo

Mañana es mi último día de vacaciones. Después de seis meses, el martes me toca volver a trabajar y a mi pequeño quedarse solito en la guardería por seis horas, algo menos al principio.

Estos meses de mama a tiempo completo han sido muy variados en lo que a emociones y sensaciones se refiere pero hay algo que siempre se ha mantenido y es que nunca he tenido ganas de volver al trabajo.

Sé que muchas mamas viven con cierto alivio el momento, yo lo vivo como una carga. Soy consciente de que quizá cuando haya pasado un mes o dos y estemos todos adaptados a la nueva situación lo vea diferente. Recuerdo vagamente que me gustaba mi trabajo, quizás le vuelva a pillar el gusto.

Soy afortunada. Mi horario, de por sí, es bastante razonable y además es flexible por lo que a partir de las dos y media ya estaré con mi pequeño, para pasar la tarde juntos haciendo lo que queramos y este privilegio de pasar todas las tardes con mi hijo lo tengo sin tener que renunciar a parte de mi sueldo.

Quizá podría haber pedido una excedencia. Creo que los números no salen en la economía familiar pero tal vez unos meses podríamos haber sobrevivido. Al final decidimos probar la guardería ahora por varias razones además de la puramente económica.

Durante estos seis meses he tenido momentos muy malos, de sentirme muy sola y aislada con mí bebe. Me daba miedo pasar el invierno sola con él en casa, a temperaturas bajo cero, nieve y hielo sin poder salir durante días. The Other Significant en este sentido lo tuvo claro. Siempre ha pensado que me vendría bien mentalmente trabajar. Ahora la situación es diferente y ya estoy mejor, he conocido algunas mamas y me siento menos aislada, pero aun así el invierno en Toronto es duro. Veremos a ver qué tal llenamos las tardes y fines de semana.

Además esta LittleOne y lo que pensamos es menos malo para él. Capacidad económica para quedarme con él 3 o 4 años en casa no tenemos así que más pronto que tarde tendría que ir a la guardería. Llevarlo con año u año y medio se me hacía más duro para él. Pensaba que lo pasaría peor que ahora que aún no ha cumplido los seis meses. Lo que he visto hasta ahora en la guardería me reafirma en este sentido. Es verdad que nunca se sabe y que cada niño es diferente pero los que veo con un añito lo están pasando fatal. Y mi hijo, será mi pequeño LIttleOne aunque tenga 40 años así que yo lo pasaría igual de mal aunque lo retrasara un poco, pero creo que él lo pasara menos mal ahora.

Tengo sentimiento total de fin de una etapa y comienzo de otra y es que no hay duda de que es un gran cambio para toda la familia. En un mes espero poder contar como de bien nos hemos adaptado todos.

Veremos.

 

Publicado en Crianza, Guarderia, Vida diaria | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Escenas desoladoras en la guardería

Llevo cuatro días metida en la guardería de LittleOne en su periodo de adaptación y la verdad que veo cosas que me sobrecogen y que casi preferiría no ver: los niños lloran, mucho, durante mucho rato y muchos días.

Paso allí casi toda la mañana entera con mi chiqui, jugando con él y demás para que el entorno le sea familiar, así que me ha dado tiempo a hacerme una buena idea.

Hasta ahora he visto 8 niños de alrededor de un año y, los que empezaban nuevos el 1 de septiembre, lo están pasando realmente mal. No tengo ni idea si anteriormente han hecho periodo de adaptación o no, pero lo que veo cada día me entristece y mucho.

Lloran todo el rato, muy alto y muy fuerte. Cada vez que alguien abre la puerta de su clase, se desesperan y lloran aún más. Esto les está pasando a tres en concreto y les lleva pasando una semana entera.

Desconozco a fondo las repercusiones que esto pueda tener en su desarrollo pero me imagino que alguna huella queda. Se sienten verdaderamente desamparados y abandonados, es muy dramático. Es casi peor cuando se callan pero se les oye sollozar en un rincón. Me pregunto qué tal estarán pasando el resto del día cuando ya están en sus casas.

Y lo que me cabrea mas es con que tranquilidad se asume socialmente. “Hay que pasarlo” o “es solo unos días hasta que se adaptan” son de las frases que más estoy oyendo últimamente. Hay gente que incluso lo ve casi como gracioso, como si no hubiera una PERSONA sufriendo y mucho en el proceso.

Nos llevamos las manos a la cabeza cuando oímos hablar del método Estivill pero luego todos (a los que no nos queda más remedio en la mayoría de los casos) hacemos algo incluso peor y más salvaje. Los dejamos llorando en manos de extraños y sí dejan de llorar al cabo de unos días o semanas pero porque aprenden que por mucho que lloren sus papas no van a ir antes a buscarlos y tienen que quedarse allí. No es que se adapten, es que se resignan.

Y sí es verdad, alguno hay que no llora. En mi clase 1 de 10.

Total que algo he aprendido: si no puedes quedarte en casa con tu pequeño hasta los 3 o 4 años, llévalo antes de los seis meses a la guardería.

Quiero pensar que para los menores de 6 meses la sensación es diferente. Obviamente echan en falta a su mama, con quien se calman de inmediato y no lloran, pero no creo que todavía tengan capacidad para sentir esa sensación de abandono, tristeza y desamparo que percibo tienen los más mayores. Creo que es a partir de ahora cuando avanzan suficiente en su desarrollo para sentir algo así.

Y aquí es donde pega decir que  el que no se consuela es porque no quiere.

Que días mas tristes.

Publicado en Crianza, Guarderia, Vida diaria | Etiquetado , , , | 5 comentarios