Embarazo #2

Todo el mundo dice que el segundo hijo no tiene nada que ver…pues va a ser verdad y la cosa empieza a notarse desde el embarazo.

Como ejemplo: estoy de 5 meses y es la primera vez que hablo de ello.

Y no es que no este igual de ilusionada o preocupada que con mi primer embarazo, es que no se, de alguna manera pienso menos en ello.

Para empezar, el tener un toddler en casa hace que todo sea diferente. No tienes tiempo para contar en que semana estas, para descansar, cuidarte, controlar lo que comes, leer sobre embarazo, parto y lactancia, etc etc.

Simplemente sobrevives.

El primer trimestre, hasta casi cumplir el cuarto mes de hecho, fue duro. Alguna vez, estando sola con #LittleOne, en el parque o en casa, me fue imposible controlar las nauseas  y acabe vomitando en cualquier rincon apartado o en el WC, a la vez concentrada en que #LittleOne no se alejara si estabamos en el parque o no tocara nada si estabamos en casa. Además, me contagie de todos los virus que vinieron de la guarderia, estuve un mes tosiendo y durmiendo mal.

Desde que empece el quinto mes pues mas llevadero. Las nauseas han desaparecido casi por completo y de momento apenas tengo ardor ni ningun otro malestar. El tamaño de la barriga aun me permite tirarme al suelo a jugar con #LittleOne pero sí es cierto que los dolores de espalda por la noche empienzan a ser intensos, por suerte se pasan.

Para bien o para mal, tampoco tengo mucho tiempo de preocuparme por lo que se avecina. Ademas que con el primero aprendes que por mucho que planees, luego las cosas salen como salen asi que, habra que cogerlo todo como venga.

Si me paro a pensar lo que mas me preocupa, a corto plazo, es como lo tomará #LittleOne, no es facil a su edad explicarle y prepararle para lo que viene. Y mas a largo plazo, como me apañare con dos. Entre semana estoy yo sola por las tardes desde las 3 hasta la hora de dormir. Pero bueno, sobrevivire como tantas otras madres.

Sí, tambien me preocupa el parto, el que todo vaya bien, la incertidumbre de si podremos evitar la cesarea, en fin esas cosas, que en el primer embarazo me quitaban el sueño y ahora solo ocupan un pequeño rincon en mi cabeza. Como digo, la mayoria de ellas escapan de mi control.

Y luego tenemos el gran tema de la lactancia. Eso sí empieza a comerme mas la cabeza. Esta vez quiero conseguirlo. Y francamente, despues de mi experiencia y de saber que se puede criar un niño sano y feliz con biberones lo que menos me preocupa es que la leche materna es lo mejor y demás, que sí, que de acuerdo que lo es, pero casi me agobia mas ahora mismo el hecho de tener que volver a sacar todo el arsenal que hace falta  para dar biberones, ademas del gasto de 500 dolares al mes en formula.

Con un newborn, comiendo cada momento, y un toddler con el que habra que seguir jugando, yendo al parque y de excursion, no quiero tener que estar pensando en biberones, en cuantos me hace falta llevar al parque, en si tengo alguno limpio, etc etc.

Asi que bueno, aunque la expriencia anterior fue un fracaso me sirvio para aprender mucho. Sobre todo de lo duro que es al principio, de lo que puede doler fisica y emocionalmente y de lo importante que es tener apoyos. Y como he analizado hasta la saciedad lo que fallo en aquel primer intento voy a poner todo de mi parte para que la cosa vaya mejor, y no cometer los mismo errores pero consiente de que cometere otros que habra que ir corrigiendo.

Y en esas estamos.

 

 

Anuncios
Publicado en Embarazo, Lactancia, Parto | Etiquetado , , | Deja un comentario

En la guardería: adaptación completada

Si me lo hubieran dicho hace dos meses me habría costado creerlo y es que #LittleOne va feliz a la guardería. No va triste, ni resignado ni angustiado, va feliz. Y eso a mi me hace mas feliz aun.

De un tiempo a esta parte, dice su padre, que es quien allí lo deja, que entra corriendo en clase, sin mirar atrás, ni decir adios, ni hacer un solo puchero, ni poner una mala cara.

Al principio le costó pero la verdad que la cosa ha ido mejor de lo esperado. Incluso el tema virus ha mejorado. Sigue con mocos perpetuos pero ya es raro que le de fiebre o muestre malestar. Lo que mas le sigue costando es dormir alli la siesta pero eso tambien va mejor. Por las tardes esta cansado pero se lleva bien, simplemente hay que acostarlo un poco mas pronto de lo habitual porque se le acaba la pila antes.

Ahora que ha pasado la adaptacion me alegro de haberlo llevado. Ya ha empezado lo mas crudo del invierno y los niños tienen mucha energia que quemar. Por mucho que la Nanny lo hubiera llevado a actividades creo que se habria quedado corto.

La guardería me gusta. Se lo curran y plantean muchas actividades indoor, es decir, no los dejan deambulando por ahí para que se entretengan como puedan. Ademas los sacan al patio dos veces al dia. Tienen dos patios diferentes, muy grandes con muchos vehículos y toboganes y a no ser que haya alerta por frio salen todos los dias. Ayer sin ir mas lejor lo recogi del patio en mitad de una gran nevada y allí estaban maravillados viendo caer los copos.

En cuanto a la socializacion tambien estoy algo sorprendida. Es cierto que aun no juega con sus compañeros de clase, pero tambien es cierto que sí los conoce. Los llama por su nombre, sabe quien es quien, incluso a veces hace High Five por voluntad propia al despedirse y se alegran de verse cuando coincidimos en el barrio o hacemos una playdate (quedada en casa de alguien para jugar y no morirnos del asco cada uno en nuestra casa en invierno). Ya que no tiene ocasion de jugar con sus primos, abuelos, tios etc. me alegra que tenga mas figuras alrededor que no sean solo papa, mama y la Nanny.

A la Nanny, que sigue viniendo de vez en cuando a verlo o a cuidarlo cuando ha estado malito la sigue adorando y a mi me encanta que tengan una relación tan bonita.

Otra ventaja dela guardería es que a mi me permite descansar tranquila en casa cuando no tengo que ir a trabajar cosa que estando ya de 5 meses se agradece.

Total, que por el momento, la guardería nos esta dando mas alegrías que otra cosa. A veces pasan etapas en las que no quieren ir, veremos que pasa cuando nazca la hermanita pero so far so good. 

Publicado en Crianza, Guarderia, Vida diaria | Etiquetado , | Deja un comentario

Lactancia Artificial: 21 meses

Sigo con mi relato particular de lactancia artifical. Porque por muy artificial que sea, se debe informar, porque no es solo preparar biberones y porque considero que debe ser igual de respetuosa que la Lactancia Materna.

Cuando #LittleOne cumplio un año me planteé como seguir con la lactancia y creo que como siempre lo pensé demasiado. Le cambié a leche de vaca y ahí bien pero decidí aguarle los biberones a ver si asi mejoraba del estreñimiento y no solo no mejoro si no que ademas dejo de coger peso. Hasta el punto que la pediatra nos mando una revision extra para controlarlo. Al principio no lo achaqué a eso, pero luego pensandolo creo que esa fue la causa en el estancamiento del peso. Al final, hasta los 2 años son lactantes, comen poco y la leche sigue siendo el principal aporte de calorias.

Entre los 12 y los 17 meses fue disminuyendo él solo los biberones que pedía. Tomaba uno por la mañana y otro por la noche y nada mas.

A los 18 meses todo volvio a cambiar. Tuvo una regresión en el sueño tremenda, que da para un post propio, y además empezó la guardería. El resultado fué que empezó a demandar mas biberones. Y que hice? Pues darselos. Que pedía 4 en una noche y otro por el dia? pues estupendo, suyos eran. No note que interfiriera en la alimentación, es decir, no dejo de comer por beber tanta leche y al fin y al cabo aun no tiene dos años.

Ahora a los 21 meses, la cosa ha vuelto un poco a su cauce. Esta feliz en la guardería y vuelve a dormir mas o menos del tirón. El biberón ( o biberones porque a veces toma 2 seguidos)  de antes de dormir no lo perdona nunca. Y a partir de ahí, pues la cosa varia.

Se puede desertar alguna vez por la noche pidiendo biberón y se lo damos. Supongo que tiene sed, le calma, le ayuda a dormir y no veo razón para no darselo. A veces, (cada vez menos), pide al llegar de la guardería, pues se lo doy. Y muy rara vez pide por la mañana al levantarse, pues se lo doy tambien.

Total que le doy A DEMANDA. Y sí, he leido lo de las caries y lo de la deformación del paladar y de momento no me parece que estemos arriesgandonos a nada. En cuanto a la deformación por el uso de tetina, #LittleOne no usa chupete, así que no creo que 30 minutos de succión al día que puedan sumar los 2-3 biberones que toman puedan hacer mucho daño. Y lo de las caries, pues bueno un riesgo a asumir, obvio que no le lavo los dientes despues de hacer una toma a las 3 de la mañana, pero cuando come en la guardería o muchas otras veces en casa, despues de comer algo tampoco se los lavo. Asi que si tiene caries sera mas por eso que por la leche y por supuesto por la genetica que traiga.

¿Me planteo forzar el “desbiberone” alguna vez? Pues de momento no. Si algo he aprendido es a confiar en su criterio. A demanda es a demanda de principio a fin o como dicen con la Lactancia Materna hasta que una de las dos partes no quiera seguir.

La Lactancia Artificial sustituye a la Lactancia Materna y debe hacerlo de la mejor manera posible. Todo lo que se habla sobre que la teta es mas que alimento es muy cierto y puedo garantizar que el biberón es mas que alimento tambien. De hecho, en nuestro caso, todos los biberones los toma en brazos, recostado y él no toca el biberon. Me refiero que aunque ya tiene capacidad para ello, nunca le he dado un biberon para que se lo tome él solo. Siempre se lo da mamá ( a veces, él pide que se lo de papá pero esto es super reciente) y se recuesta y nos mira, nos coge de las manos o nos toca la cara.

Asi que, la retirada del biberón sera todo lo respetuosa que podamos y a ser posible esperaremos hasta que él deje de pedirlos.

Seguiremos informando.

Publicado en En el Medico, Guarderia, Lactancia, Nutrición | Etiquetado | Deja un comentario

Sobreviviendo

Hay veces que uno siente que no puede más. Yo últimamente me siento muchas veces así, pero claro tengo un hijo, no me puedo permitir el lujo de parar, pensar, descansar y resetearme un poco, porque él no para, sus necesidades son constantes y aumentan cada día.

La cosa estaba bastante tranquila. Teníamos una rutina bien establecida que más o menos funcionaba y con días mejores y peores la cosa marchaba.

De un tiempo a esta parte esto ya no es así.

¿Qué ha cambiado?

El primer gran cambio es qué #LittleOne empezó en septiembre a ir a la guardería. Fue una decisión que tomamos de forma meditada. A mí no es que me hiciera especialmente feliz pero había razones de peso para intentarlo. Y bueno pues la adaptación está siendo dura para el pequeño y, en consecuencia, para todos.

Ha supuesto un cambio en su vida enorme, como lo supone para todos los niños. Aunque ya no llora por la mañana se nota mucho que le cuesta la separación. Su padre es quien le deja allí cada día y desde entonces ha desarrollado un ansiedad de separación tremenda con él. Cuando el padre está presente no existe nadie más y no lo deja ni a sol ni a sombra.

Además está permanentemente enfermo. Nada grave, los típicos virus, mocos, vomitonas, diarreas y fiebres de guardería pero que suponen que duerma peor y coma peor. Ya es un niño que de por sí no come mucho. Veremos que dice el pediatra, pero yo juraría que no es que no coja peso si no que empieza a perderlo.

Y luego el agotamiento. Cuando voy a recogerlo no es un niño, es un zombi de mirada perdida, ojos enrojecidos y tremendamente agotado, pero que a la vez no es capaz de relajarse lo suficiente para echarse una siestecilla de camino a casa o cuando llegamos. Ya no suele pedir salir a la calle por la tarde, prefiere quedarse en casa.

Otro signo de que la adaptación está siendo dura es que ha empezado a pedir biberón más a menudo. Nada más llegar a casa de la guardería me pide uno, y por las noches cuando despierta también pide. Esto ya no sucedía hace meses.

El segundo gran cambio es que estoy embarazada. Fue otra decisión meditada pero la verdad a veces pienso que fue una locura. Siempre pensé que tendría o cero hijos o más de uno pero nunca pensé que lo haría a miles de kilómetros de mi familia, mi tribu.

Se me está haciendo muy cuesta arriba el embarazo y pensar en los primeros meses con un newborn en casa y un niño bebé de dos años me abruma. Es bastante previsible que estaré sola. No podre quejarme de visitas inoportunas u opiniones o consejos no buscados porque nadie me los dará. Tampoco vendrá nadie a hacerme compañía o ayudarme un poco. Eso hace que no me sienta demasiado ilusionada y entonces llega ella: la culpabilidad. Estoy embarazada, debería estar ilusionada soñando con mi nuevo bebe pequeñito y achuchable y en lo único que pienso es en la no despreciable posibilidad de acabar con depresión post-parto….o incluso pre-parto. Estoy permanentemente enferma, todos los virus que #LittleOne trae los estoy cogiendo, uno detrás de otro. Y no puedo descansar, no puedo cuidarme, nunca termino de curarme.

La maternidad es dura de cojones, emigrar, vivir a miles de kilómetros de tu familia, 8 horas de avión y miles de dólares en billetes es duro de cojones. Se suman las dos cosas y el día a día se vuelve muy cuesta arriba.

Sobreviviré. Pero aún no sé cómo.

 

Publicado en Crianza, Emigrar, Guarderia, Vida diaria | Etiquetado , , , | 4 comentarios

!Día libre!

Hoy no trabajo, me he cogido el dia libre, no siendo festivo aqui

Normalmente, en dias asi, le digo a la Nanny que no venga y me quedo yo con #LittleOne, pero hoy decidi dedicarme el día.

Me ha costado decidirme. Me entraba una especie de culpabilidad al pensar que pudiendo estar con mi hijo no iba a hacerlo pero la superé, la racionalicé y aqui estoy con toda la mañana libre.

Lo primero que he hecho es coger hora para depilarme. Planazo! Bueno pues quiza no sea divertido pero hay que aprovechar el tiempo y esto era una buena excusa para salir de casa a las 8 de la mañana, cuando llegue la Nanny. He cogido hora a las 8:30.

Despues quiero irme a desayunar en plan tranquilo conmigo misma, en un sitio por donde, todas las mañanas,  paso camino del trabajo y nunca me puedo quedar.

Y despues me voy de compras! No es que me guste mucho ir de compras pero realmente necesito renovar el vesturio. Sobre todo de cara al verano que iremos a España a soportar temperaturas de 40 grados. Y yo no tengo ni un misero pantalon corto.

Soy perfectamente consciente de que acabare comprando mas cosas para #LittleOne que para mi pero, no importa, tambien me hace ilusion.

y por ultimo, tomare mi lunch conmigo misma en algun sitio que me apetezca. Igual es una hamburguesa con patatas y una cerveza que una ensaladita con agua. Dependerá de como me haya visto probandome ropa nueva….glup….

Eso es lo que he planeado para hoy. ¿Me aburrire? ¿Se me hara largo?¿no sabre que hacer?…no creo…

En realidad estoy emocionada.

 

Publicado en Crianza, Vida diaria | Etiquetado , | Deja un comentario

13 meses y medio

Ese es el tiempo que ha pasado desde que soy madre.

#LittleOne poco a poco se va conviertiendo en un Toddler, es decir, un niño pequeño o un bebe mayor.

Aun no anda, pero no me sorprende, tambien tardó mucho en gatear. Dicen que cuando andan la locura y el cansancio se incrementan por un tiempo, pero yo en el fondo estoy deseando. Ya vamos muchas veces al parque y estaria bien que fuera autonomo para explorar alrededor. Su nueva gran pasion es el columpio.

Ya mastica. Algo que parecia que nunca iba a llegar, llegó y de la forma mas inesperada. Estando en el parque, otro niño tenia una cracker ( estas tostaditas de pan crujiente) y #LittleOne lo miraba con mucho interes. Asi que la otra mama, lo invito a una (obviamente me pregunto antes) y la cogió, la mordió, la masticó y se la comió como si llevara haciendolo toda la vida. Desde entonces insisto aun mas en darle trozos en vez de pures y lo lleva bien. Tambien le doy el tenedor con una pinchada de comida y él solo se lo lleva a la boca. O le doy tostadas con tomate y aguacate y se las come solo. Todo un avance en él que parecia no iba a llegar.

“Lactancia”: (si ya se si no es natural no le puedo llamar lactancia pero….) Aun toma muchos biberones. A veces toma 5 al dia. A veces 3. Ya toma leche de vaca y lo que hacemos es poner mitad leche, mitad agua, para que el consumo de leche no sea excesivo. De momento no tengo prisa en “quitarle” los biberones. Se que llegara, como todo esta llegando. Afortunadamente, por las noches, raro es el dia que se despierta y hay que darle un biberon.

Las noches son llevaderas. Llevamos una racha bastante buena de dormir del tiron hasta por lo menos las 5 de la mañana. Desde las 8 o asi que se duerme, son un monton de horas. Sí es mucho madrugon, pero bueno, nada es para siempre. Lleva un par de dias de tirar hasta las 6:30. Aun le acunamos para que se duerma pero despues se queda en la cuna tan tranquilo y no hay que volver a acunarlo en toda la noche.

Seguimos practicando el semi-colecho con su cuna pegada a nuestra cama y lo que sí hace algunas noches es gatear hasta apoyar la cabeza en mi cuerpo, o buscarme y tocarme. Como para asegurarse que estoy ahí. Lo normal es que despues de esto siga durmiendo tan tranquilo.

Estreñimiento. Esto es lo peor. Por alguna razon, desde que empezamos con la alimentacion complementaria ha padecido de estreñimiento. Hasta el punto de que le tenemos que dar laxante osmotico, por prescripcion medica, todos los dias. Y aun asi le cuesta mucho. Espero que esto con el tiempo, con mas desarrollo, o mas habilidad se normalice. Es muy desesperante verle. Y no me gustaria que fuera un problema que arrastre toda la vida. La pediatra nos ha dicho que no se sabe muy bien porque a algunos niños les pasa. Pues al nuestro le ha tocado. Cuando me agobio pienso que hay cosas peores, obviamente, pero a cada uno le duele lo suyo.

Lenguaje. Es bastante comunicativo. Dice alguna palabra, 2 o 3 y repite muchos sonidos. Entiendo practicamente todo lo que se le dice. Y entiende tanto el español como el ingles. Pero esto del bilingüismo da para otro post.

En general, estamos entrando en una fase, que aunque agotadora, es mas llevadera. Supongo que el simple hecho de dormir mas o menos seguido por las noches ayuda. Yo me acuesto prontisimo, sigo sin tener apenas un minuto para mi pero supongo que eso viene con el paquete de la maternindad.

Sarna con gusto no pica o pica menos.

 

 

Publicado en Crianza, En el Medico, Lactancia, Nutrición, Vida diaria | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Un año de lactancia artificial. ¿Y ahora qué?

Si hace 11 meses me hubieran dicho que llegados a este punto me daría pena pensar que quizá dentro de unos meses mi bebé ya no quiera o necesite seguir tomando biberones me habría reido. Era tal el trauma que tenía por haber fracasado con mi intento de lactancia natural que estaba deseando que el niño cumpliera un año para que ya no tomara biberones.

Durante este año de lactancia artificial he aprendido muchas cosas. La primera que la formula no es veneno. Un bebe puede crecer sano y saludable con leche de formula y sin convertirse en un bebe gordo y sobrealimentado. La segunda y más importante, que el vínculo de una mama con su bebe no depende de darle teta o no, sino de muchas otras cosas. Pero es que además dando el biberón, el vínculo que se crea es también enorme. Mi hijo, con casi un año, todavía, muchas veces, mientras toma su biberón me mira fijamente a los ojos, mirada que por supuesto le devuelvo sintiendo como se me escapa por los ojos todo el amor que siento por él.

Hay otra cosa que he aprendido y es que al cumplir un año los niños no hacen click y mágicamente ya no necesitan biberones. Los necesitan sí, por una cuestión nutricional pero tambien emocional.

Y de nuevo me encuentro con falta de información.

Durante este primer año lo he alimentado a demanda, siempre que ha querido ha tenido su biberón con la cantidad que ha querido. Pero ahora no sé qué hacer, me encuentro de nuevo con dudas y sin saber muy bien qué camino tomar.

Quiero seguir un camino respetuoso para el peque, se le nota que disfruta y necesita sus biberones. Le facilita el dormir, cosa que veo bien, y ya que no se pone el grito en el cielo porque un niño necesite la teta para dormir no me voy a preocupar yo de que mi hijo necesite un biberón.

Pero creo que tomar demasiada formula o leche en general puede perjudicarle en dos aspectos. El primero que deja de tomar otros alimentos que quizá ahora que va a cumplir un año le sean necesarios y la segunda que quizá la formula está contribuyendo al estreñimiento casi crónico que padece desde que empezamos con los sólidos.

Como siempre, tras mucho pensar pero a ciegas sin nada que me guie ni me diga si hago bien o no, voy a intentar dos cosas. Cambiar la formula por leche de vaca gradualmente y disminuir la ingesta.

La primera es fácil, he empezado ya a echarle algo de leche de vaca en los biberones o en la avena del desayuno para que poco a poco se habitúe. No he notado ningún cambio a nivel digestivo así que entiendo que le está yendo bien.

La segunda es más difícil. Quiero reducir la cantidad de leche (tras darme cuenta de que hay días que puede beber casi 1 litro) pero sin negarle un biberón si lo pide. Tras observarle y observarme me he dado cuenta de que últimamente le ofrecía biberón sin que realmente lo pidiera, mas por el gusto mío de dárselo. Por mucha pena que me de, dejare de hacerlo poco a poco, algo así como el “no ofrecer, no negar” del que tanto se habla con el destete. Además, si en las comidas se le ofrece algo sustancioso, nutritivo y saciante se queda a gusto y no se acuerda del biberón. Así que estoy tratando de hacer sus comidas más completas. Ha habido días que solo ha tomado 3 biberones durante las horas diurnas cosa que me parece bastante razonable para su edad. Con 3 biberones hace alrededor de medio litro.

Las noches son diferentes. Hay noches que ya no se despierta o que si lo hace, con cogerle en brazos un momentito se queda frito otra vez. Pero hay noches que se despierta por completo y empieza a señalar hacia donde él ya sabe que están los biberones nocturnos preparados para caso de necesidad.

¿Y como negárselo? Bueno podría, pero aún no hemos llegado a ese momento. Yo creo que ese biberón nocturno tiene más una función emocional que nutritiva. El se despierta pero esta medio dormido y se enfada y lloriquea y se quiere volver a dormir, y tal vez también tenga algo de sed, total que cuando esto pasa le doy biberón. Pero lo que he venido haciendo ha sido diluirlo cada vez más. De esta manera consigo que incremente el consumo de agua que le viene bien para el estreñimiento, no lo alimento de noche evitando que amanezca saciado y no coma bien por el día, pero a la vez el queda satisfecho y cuando lo termina, lo normal, es que se duerma plácidamente otra vez. No he notado diferencia en los patrones de alimentación desde que hago esto, si acaso un aumento del consumo de sólidos, lo cual entiendo es adecuado dada su edad.

No se si lo planteo bien o mal. Quizá me como la cabeza. Quizá si espero un mes el solo tomaría cada vez menos biberones como ha ido pasando hasta ahora. Pero si me planteo tantas cosas es porque el estreñimiento es bastante acusado y hemos tocado todo en la dieta, haciendo distintas pruebas a ver que le va bien y que no, menos la leche. Quizá sea eso, quizá no. Pero dada la situación vale la pena intentarlo. Pero sin traumas, respetando su necesidad lo máximo posible. Buscando un buen equilibro.

Supongo dentro de unos meses volveré a ver cómo nos ha ido.

 

Publicado en Crianza, Lactancia, Nutrición | Etiquetado , , | Deja un comentario